Usted esta aquí
Inicio > Avances Médicos > Investigación de UofL ayuda a los pacientes con lesiones de la médula espinal a caminar

Investigación de UofL ayuda a los pacientes con lesiones de la médula espinal a caminar

Dos pacientes que viven con una lesión traumática de la médula espinal completa participaron en una investigación que los ha llevado a volver a caminar sobre el suelo gracias a la estimulación epidural combinada con el entrenamiento locomotor diario. Además, de ellos otros dos participantes lograron estabilidad independiente de pie y tronco cuando usaban la estimulación y mantenían su enfoque mental.

La investigación, realizada en el Centro de Investigación de Lesiones de la Médula Espinal de Kentucky en la Universidad de Louisville (UofL), se publicó en línea y aparecerá en la edición del 27 de septiembre del  New England Journal of Medicine.

Este avance revolucionario es el desarrollo más nuevo en una serie de resultados en UofL, todos apuntando al potencial de la tecnología para mejorar la calidad de vida, e incluso la recuperación, después de una lesión de la médula espinal. Este último estudio se basa en la investigación inicial publicada en The Lancet en 2011 que documentó el éxito del primer participante en estimulación epidural, Rob Summers, que recuperó una serie de funciones motoras como resultado de la intervención. Tres años más tarde, un estudio publicado en la revista médica Brain discutió cómo la estimulación epidural de la médula espinal permitió a Summers y otros tres hombres jóvenes que habían estado paralizados durante años mover sus piernas. La investigación posterior de UofL demostró que esta tecnología mejoraba la regulación de la presión arterial.

Para evaluar las lesiones de la médula espinal de cada uno de los cuatro participantes, se utilizó la Escala de deterioro de la Asociación Americana de Lesiones de la Médula Espinal (AIS, por sus siglas en inglés). Cuando los cuatro participantes se unieron al estudio, fueron al menos 2,5 años después de la lesión la cual nos les permitia pararse, caminar o mover voluntariamente las piernas.

Ocho a nueve semanas antes de la implantación de un estimulador epidural, comenzaron el entrenamiento locomotor diario – la facilitación manual de caminar en una cinta rodante – cinco días a la semana durante dos horas cada día. Aunque no hubo cambios en sus capacidades locomotoras antes del implante, después de la estimulación epidural los participantes pudieron caminar cuando el estimulador estaba encendido y el individuo tenía la intención de caminar. Los participantes 3 y 4 lograron caminar sobre el suelo, además de sobre una cinta ergométrica, con dispositivos de asistencia, como un andador y postes horizontales para mantener el equilibrio mientras el estimulador estaba encendido.

Esta investigación se basa en dos tratamientos distintos: la estimulación epidural de la médula espinal y el entrenamiento locomotor.

La estimulación epidural es la aplicación de corriente eléctrica continua a frecuencias e intensidades variables a lugares específicos en la médula espinal lumbosacra. Esta ubicación corresponde a las densas redes neuronales que controlan en gran medida el movimiento de las caderas, las rodillas, los tobillos y los dedos de los pies.

El entrenamiento locomotor tiene como objetivo, en última instancia, volver a entrenar la médula espinal para “recordar” el patrón de caminar practicando repetitivamente pararse y caminar. En una sesión de terapia de entrenamiento locomotor, el peso corporal del participante se sostiene en un arnés, mientras que el personal especialmente entrenado mueve las piernas para simular caminar sobre una cinta rodante.

Más información: Universidad de Louisville (UofL)

Así ha sido la experiencia de los dos pacientes:

Deja un comentario

Top