Usted esta aquí
Inicio > Entretenimiento > Hochelaga, tierra de espíritus, crítica

Hochelaga, tierra de espíritus, crítica

Hay películas que dejan en los espectadores sonrisas, preguntas, inquietudes o enseñanzas y el sexto largometraje del escritor y director franco-canadiense François Girard, es una de ellas. Al final de la proyección no podemos dejar de preguntarnos a nosotros mismos, toda la historia qua ha pasado por siglos en el suelo que pisamos, y todos los vestigios que los indígenas y las civilizaciones anteriores dejaron de su presencia y que se encuentran atesorados por lechos de tierra o escombros debajo de nosotros.

Con una cinematografía y una técnica bellamente realizada, junto a una mezcla de dialectos donde encontramos el francés, el inglés, el mohawk, el algonquin, el latín y el árabe. “Hochelaga, tierra de espíritus” se convierte en la mejor conmemoración a los 375 años de fundación de la ciudad más grande de la provincia de Quebec en Canadá, Montreal. Ya que este drama histórico nos presenta varios siglos de historia de Quebec y la historia local de Montreal en particular su arqueología que revela el pasado de los pueblos indígenas, los exploradores y el paso de los rebeldes de 1837.

Uniendo el presente y varios pasados a través de los artefactos hallados en una excavación arqueológica y que fueron desencadenados por una tragedia de la era moderna. La cinta nos lleva a vivir cuatro momentos importantes de la historia de Montreal; iniciando por una masacre de indios iroqueses, pasando luego por el “primer contacto” entre los iroqueses y el navegante y explorador francés Jacques Cartier, luego sigue un romance condenado en el siglo XVII entre un cazador francés y una aborigen Algonquin, saltando después a una historia de mediados del siglo XIX de fugitivos patriotas que huían de los británicos y terminando con la historia de la tesis de grado de un estudiante de arquitectura.

En resumen la cinta nos lleva a un viaje por el pasado de Hochelaga, el pueblo iroqués que el francés Jacques Cartier visitó antes de nombrar a Montreal; y que nos lleva a conocer una tierra que nunca olvida por completo su historia.

La película se proyectó en la sección Presentaciones de gala en el Festival Internacional de Cine de Toronto, y en el 22º Festival Internacional de Cine de Busan. Además ganó cuatro premios en los Canadian Screen Awards.


[tribulant_slideshow gallery_id=”360″]

La Historia:

Drama fascinante sobre viajes en el tiempo que abarca ocho siglos de historias indígenas, coloniales y contemporáneas. Cuando un sumidero se abre repentinamente en el campo de un estadio de fútbol del centro de Montreal durante un juego, el pasado y el presente de la ciudad comienzan a cruzarse.

Calificación: 4 estrellas

  • Género: Historia
  • Duración: 1 hora, 40 minutos
  • Director: François Girard
  • Actores: Samian, Raoul Max Trujillo, Vincent Perez, Tanaya Beatty

Sinopsis: Un tremendo aguacero golpea Montreal, y un espectacular sumidero se abre en el estadio Percival Molson en medio de un partido de fútbol. El estadio es evacuado, y unas horas más tarde, se convierte en un sitio arqueológico protegido. Siglos de historia se esconden bajo el campo. El arqueólogo Baptiste Asigny comienza a investigar, y descubrirá la cantidad de generaciones que han ocupado esta tierra, cada una con secretos enterrados.

Más información: Hochelaga, tierra de espirítus

Trailer:

Entrevista con algunos de los actores durante la alfombra roja del Tiff 2017

 

Deja un comentario

Top