Usted esta aquí
Inicio > Entretenimiento > “El legado del diablo” y como la herencia familiar puede ser aterradora y sin escape

“El legado del diablo” y como la herencia familiar puede ser aterradora y sin escape

Comentario: En su debut cinematográfico, el guionista y director neoyorkino Ari Aster nos presenta desde mañana su película de terror sobrenatural “El legado del diablo”. Una pesadilla nacida de un colapso doméstico que nos demuestra tintes de destreza y precisión al transformar una tragedia familiar en algo siniestro y profundamente inquietante en la mayor parte de la película. Incluso alcanza a llevarnos a un nuevo y escalofriante terreno con el retrato desgarrador de un ADN que hace del legado y la herencia familiar algo que nunca un ser humano pueda elegir, regalar, o incluso escapar.


Previous Image
Next Image

info heading

info content


Y es que desde el principio nos encontramos ante un tipo de terror psicológico y atmosférico construido como núcleo emocional a partir de la culpa generada por la desaparición de un miembro de la familia, lo cual vemos en tres momentos diferentes de la película. Y esta sensación se ahonda cuando conocemos que el trabajo de la protagonista es ser una dioramista que ante la imposibilidad de hacer frente a sus emociones, termina construyéndolas en maquetas que representan aquellos instantes que la han marcado, incluso hay uno muy impactante por su realismo y es el momento de amamantar a su hija y su anciana madre está al lado de su cama en camisón queriendo ser ella quien lo haga, igualmente es elogiable el manejo de cámaras para mostrar por ejemplo como pasamos del corte transversal del modelo se la casa al escenario real. Pero además de lo llamativo que son los dioramas aparecen otros personajes que nos dan visos de inquietud como su hija menor, una niña problemática, extraña, intensa, perturbada e inquietante, que prefiere dedicar parte de su tiempo a fabricar pequeñas muñecas vudú con partes de cuerpos de animales muertos que interactuar con otros niños de su edad, incluso es perturbador su visión de la muerte y como corta con unas tijeras la cabeza de un pájaro, para que haga parte de su colección.

El resultado final de la película no hubiera sido posible sin la participación de la versátil actriz australiana Toni Collette con una creíble muestra de gestos y sonidos de pérdida y dolor, que al pasar de los minutos se convierten en horror, y se sienten siempre reales. Igual sucede con su extraña hija menor, interpretada por Milly Shapiro, en un papel en el que debe recrear dibujos macabros en su cuaderno de bocetos y su imagen es tan inquietante que a pesar de morir antes de la mitad de la película su personificación es muy bien utilizada en la campaña publicitaria de la cinta.

La película recuerda incluso clásicos del terror como “El resplandor” o “El bebé de Rosemary” gracias a su estilo narrativo lento y al uso de ingredientes tan importantes como cadáveres decapitados, reflejos siniestros o malos sueños premonitorios. Además el director distribuye las sensaciones terroríficas con moderación al principio, utilizando elementos como el movimiento de cámara, edición y sonido para crear en gran parte tensión y temor intensos.

Lastimosamente el final diabólico y ocultista mata todo lo bueno hecho desde el principio, dejándonos con un sinsabor de haber estado frente a una película de culto que fácilmente se hubiera convertido en un clásico del género sino hubiera sido por la inclusión de espíritus voladores y demonios que caminan por las paredes.

Calificación: 4 estrellas

  • Género: Terror
  • Duración: 2 horas, 7 minutos
  • Director: Ari Aster
  • Actores: Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro

Sinopsis: Cuando la matriarca de la familia Graham fallece, la familia de su hija comienza a desentrañar secretos crípticos y cada vez más aterradores sobre su ascendencia.

Más información: El legado del diablo

Ver trailer en:

Entrevista con la protagonista por MiNDFOODMagazine

Deja un comentario

Top