Usted esta aquí
Inicio > Avances Médicos > Científicos descubren un vínculo en el cerebro entre la ansiedad y la pérdida de peso

Científicos descubren un vínculo en el cerebro entre la ansiedad y la pérdida de peso

Científicos de Scripps Research liderados por Baoji Xu, han publicado un estudio que revela un mecanismo compartido para la ansiedad y la pérdida de peso. Su investigación, publicada en la revista Cell Metabolism, describe una molécula clave que provoca ansiedad en el cerebro, al tiempo que aumenta el metabolismo y quema grasa.

Los trastornos de ansiedad son los tipos más comunes de trastornos de salud mental en el mundo. Junto con los efectos psicológicos, muchas personas han notado que los cambios de peso acompañan los períodos de ansiedad y estrés.

Xu, un investigador de obesidad de larga data, notó el mismo fenómeno en un grupo de ratones diseñados para carecer de una molécula llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Estos ratones mostraron síntomas de ansiedad y se mantuvieron delgados.

Responder a esa pregunta requería un estudio de cómo funciona BDNF. Normalmente, los científicos simplemente desactivan un gen para averiguar qué hace. Sin embargo, hubo un desafío con BDNF: el trabajo anterior había demostrado que es obligatorio para el desarrollo del cerebro, el aprendizaje y la memoria. Necesitaban un modelo de ratón que tuviera BDNF normal en algunas áreas del cerebro, pero no en las áreas que querían estudiar.

Cuando eliminaron el gen BDNF solo en la corteza cerebral, el hipocampo y la amígdala, su modelo funcionó como se esperaba. Los ratones desarrollaron síntomas parecidos a la ansiedad y la misma tendencia a mantenerse delgados.

Con el nuevo modelo, los investigadores descubrieron que la falta de BDNF significaba que no podían amortiguar la señalización “excitatoria” en esos circuitos cerebrales. No pudieron aprovechar un importante neurotransmisor llamado GABA, una molécula que normalmente ralentiza la señalización en el cerebro y promueve la relajación.

A continuación, los investigadores estudiaron cómo la falta de BDNF mantuvo a los ratones magros. Encontraron que estos ratones ansiosos tenían una tasa metabólica basal elevada, la tasa de energía gastada para mantener el funcionamiento del cuerpo. Además, estos ratones produjeron más grasa marrón, un tipo de grasa que libera más energía y conduce a una pérdida de peso más rápida.

Curiosamente, los investigadores descubrieron que eliminar BDNF solo en la amígdala, una región del cerebro que juega un papel principal en la ansiedad, podría aumentar el gasto de energía en ratones.

Los investigadores encontraron una molécula y una región del cerebro que vinculan la ansiedad y la pérdida de peso. Xu y su equipo ahora están considerando cómo aplicar este trabajo para ayudar a los pacientes. Nadie querría provocar ansiedad en los seres humanos, dice Xu. Pero puede ser posible aprovechar este conocimiento para desarrollar terapias contra la obesidad capaces de dirigirse solo a las partes de la vía involucrada en el gasto de energía, dice Xu.

También espera seguir estudiando las neuronas que BDNF ataca para aliviar la ansiedad. Este conocimiento podría ser útil para diseñar terapias adicionales para personas con trastornos de ansiedad.

Más información: Scripps Research

Deja un comentario

Top