Usted esta aquí
Inicio > Entretenimiento > Víctor y Celia, crítica

Víctor y Celia, crítica

Una mirada al romance y a lo difícil que es ser independientes en Francia

Desde Francia nos llega “Víctor y Celia” una comedia refrescante, con un guión original que se centra en una historia romántica que pone sobre la mesa la frase “Done hubo fuego, cenizas quedan”. El telón de fondo de la cinta nos muestra lo difícil que es hacer empresa independiente en Francia y todas las regulaciones y restricciones que se deben sortear para poder “ser su propio jefe” y no fallecer en el intento.

La historia inicia mostrándonos a Víctor y Ben, dos amigos estilistas que trabajan como empleados deciden abrir su propio salón, en este período conocemos que una de las regulaciones francesas para abrir peluquerías es que deben estar a más de 2 kilómetros y 600 metros una de otra (en mi barrio en Bogotá hay una peluquería por cuadra y casi enfrente una de otra), además debían conseguir €30.000 para alquilar y acondicionar el lugar elegido y no tener deudas por lo que Ben era el responsable del negocio ante los entes reguladores ya que Víctor no podía por su pasado crediticio.

Con todo inicialmente listo, Ben muere en un accidente y deja a Víctor enfrentado a encontrar un socio o a perder la posibilidad de independizarse. En esa encrucijada ve una foto de su época de estudiante para ser estilista y nota a Celia quien además de compañera fue su novia. Pensando en ella se da cuenta que sería la única persona con quien podría asociarse y decide visitarla y proponerle su independencia. Ella también trabaja en un salón con un jefe manoseador y recibe la propuesta como una posibilidad de proyectarse personal y profesionalmente, sin embargo su historia con Víctor la hace aceptar con la única condición de que será una relación netamente profesional.

Desde allí inicia un tobogán para Celia, quien rompe con su novio, al no entender él como se puede meter en un negocio que puede acabar con la historia financiera de los dos; también lidiará con sus propios miedos y con sentirse la cabeza del negocio. Y hasta ahí les dejo los spoilers.

Al final nos encontramos con una historia refrescante con dos protagonistas bien dibujados en el guión, aunque se pierde la posibilidad de hacer más relevantes a los actores secundarios, cuyas historias se pierden, pudiendo ser mucho más y hacer más interesante todo el contexto.

Al final me queda una duda grande por el tema de los 2 kilómetros 600 metros. Y es que si ellos estaban en 2 kilómetros y medio, y no podían abrir el negocio, al final otro salón abrió allí sus puertas.


Previous Image
Next Image

info heading

info content


La Historia:

Víctor, un peluquero, de unos treinta años, trabaja en una gran franquicia. Decide montar su peluquería y le ofrece a Celia, una ex perdida de vista, que lo siga en su aventura. Ella acepta unirse con la condición de que siga siendo estrictamente profesional.

Pronto, en medio del papeleo, las cargas, las regulaciones y todos los obstáculos asociados con la creación de una pequeña empresa, los problemas de amor resurgen del pasado y arrastran a los dos jóvenes socios a una espiral sentimental desaliñada

Calificación: 3.5 estrellas

  • Género: Comedia
  • Duración: 1 hora, 31 minutos
  • Director: Pierre Jolivet
  • Actores: Arthur Dupont, Alice Belaïdi, Adrien Jolivet, Bénabar, Bérengère Krief

Sinopsis: Un peluquero treintañero, decide montar su propia peluquería y le propone a una ex-novia a la que ya no veía, que lo siga en su aventura. Ella acepta asociarse con él con la condición de que todo quede en una relación estrictamente profesional.

Más información: Apollo Films

Tráiler:

Entrevista con los protagonistas por CinéSéries:

Deja un comentario

Top