Usted esta aquí
Inicio > Avances Médicos > ¿Podría un oculista diagnosticar la enfermedad de Alzheimer antes de tener síntomas?

¿Podría un oculista diagnosticar la enfermedad de Alzheimer antes de tener síntomas?

Un examen rápido de la vista podría algún día permitir que los oculistas revisen la prescripción de sus anteojos y la salud de su cerebro.

Un estudio de más de 200 personas en el Duke Eye Center, y que será publicado el próximo 11 de marzo en la revista Ophthalmology Retina, sugiere que la pérdida de vasos sanguíneos en la retina podría ser señal de enfermedad de Alzheimer.

En las personas con cerebros sanos, los vasos sanguíneos microscópicos forman una red densa en la parte posterior del ojo dentro de la retina, como se ve en 133 participantes en un grupo de control.

A los ojos de 39 personas con enfermedad de Alzheimer, esa red era menos densa e incluso escasa en algunos lugares. Las diferencias en la densidad fueron estadísticamente significativas después de que los investigadores controlaron factores como la edad, el sexo y el nivel de educación, dijo la oftalmóloga de Duke y cirujana de retina  Sharon Fekrat, MD, autora principal del estudio.

El estudio encontró diferencias en las retinas de aquellos con enfermedad de Alzheimer en comparación con personas sanas y con personas con deterioro cognitivo leve, a menudo un precursor de la enfermedad de Alzheimer.

Con casi 6 millones de estadounidenses que viven con la enfermedad de Alzheimer y no hay tratamientos viables ni herramientas no invasivas para el diagnóstico temprano, su carga para las familias y la economía es pesada. Los científicos en Duke Eye Center y más allá han estudiado otros cambios en la retina que podrían indicar problemas en el cerebro, como el adelgazamiento de algunas de las capas nerviosas de la retina.

El estudio de Duke utilizó una tecnología no invasiva llamada angiografía por tomografía de coherencia óptica (OCTA). Las máquinas OCTA usan ondas de luz que revelan el flujo de sangre en cada capa de la retina.

Una exploración de OCTA podría incluso revelar cambios en pequeños capilares (casi la mitad del ancho de un cabello humano) antes de que aparezcan cambios en los vasos sanguíneos en una exploración del cerebro como una resonancia magnética o un angiograma cerebral, que resaltan solo los vasos sanguíneos más grandes. Tales técnicas para estudiar el cerebro son invasivas y costosas.

Más información: Duke Health

Deja un comentario

Top