Usted esta aquí
Inicio > Avances Médicos > Nuevo tratamiento reduce la inflamación en modelos de ratones con esclerosis múltiple

Nuevo tratamiento reduce la inflamación en modelos de ratones con esclerosis múltiple

Un equipo del Institut de Neurociències de la Universitat Autònoma de Barcelona (INc-UAB) consiguió reducir la inflamación crónica asociada a la esclerosis múltiple en ratones gracias a la administración de un tipo de lípido mediador de la inflamación. El equipo encontró que este tipo de sustancias mediadoras, encargadas de resolver el proceso inflamatorio cuando ya no es beneficioso, se minimizan tanto en personas con esclerosis múltiple como en modelos animales con la enfermedad. El uso de estos mediadores podría convertirse en una buena estrategia para el tratamiento de esta enfermedad autoinmune.

La inflamación aguda es una respuesta protectora a la infección que promueve la regeneración tisular después de una lesión. Una vez realizada su función, una serie de mecanismos regulados por lípidos que actúan como mediadores se encargan de resolverlo. Un error en la respuesta de resolución da como resultado una inflamación descontrolada que es perjudicial para los tejidos. En la esclerosis múltiple, un trastorno autoinmune en el que las células de defensa del cuerpo atacan el revestimiento de la cola de las neuronas (mielina), la inflamación es persistente y juega un papel clave en el desarrollo de la enfermedad.

Un equipo de investigación dirigido por Rubén López-Vales, catedrático de Fisiología de la UAB e investigador del Grupo de Neuroplasticidad y Regeneración, INC-UAB, ha conseguido reducir la inflamación crónica asociada a la esclerosis múltiple en un modelo de ratón con la enfermedad, administrando uno de los mediadores lipídicos que resuelven la inflamación, Maresin-1. La sustancia ejerció un efecto terapéutico en ratones, reduciendo drásticamente la cantidad de proteínas promotoras de la inflamación (citocinas), así como la cantidad de células del sistema inmunitario tanto en la médula espinal como en la sangre. Una administración continua del lípido a lo largo del tiempo también protegió a las neuronas de la desmielinización y mejoró los efectos del deterioro neurológico causado por la enfermedad.

En el estudio, publicado en Journal of Neuroinflammation, los investigadores observaron muestras de pacientes con esclerosis múltiple y de modelos de ratones y encontraron que había una producción insuficiente de Maresin-1 y otros mediadores lipídicos que acaban con la inflamación. Los niveles de estas sustancias inmunosupresoras, que eran casi indetectables, impidieron que se detuviera el proceso inflamatorio.

El estudio, realizado en colaboración con la Universidad de Montreal y la Universidad de La República en Uruguay, apunta a la terapia con mediadores de resolución inflamatoria como una estrategia innovadora y prometedora para el tratamiento de la esclerosis múltiple y otras enfermedades autoinmunes que necesitan más investigación.

Finalmente, López-Vales explica que los próximos pasos serán una serie de pruebas y experimentos para demostrar la seguridad de la administración de este lípido, lo que les podría permitir abordar posibles estudios de eficacia en humanos.

Más información: Universitat Autònoma de Barcelona – UAB

Deja un comentario

Top