Usted esta aquí
Inicio > Entretenimiento > Esclavitud en el océano, crítica

Esclavitud en el océano, crítica

Uno de los documentales imperdibles de Planet On

Una de las industrias que más esclavitud genera sobretodo en Asia es la pesquera, un hecho que es desconocido por millones de personas en este lado del mundo y que gracias a documentales como el de “Esclavitud en el océano” podemos llegar a conocer.

Este testimonio fílmico también nos presenta a Patima Tungpuchayakul activista por la paz tailandesa y fundadora de LPN, una Fundación para la Red de Promoción de los Derechos Laborales, y que gracias a su trabajo ha ayudado a liberar a miles de esclavos que trabajaban en barcos e islas remotas en condiciones brutales, inhumanas y sin paga para la industria pesquera.

El trabajo de ella comenzó cuando descubrió que los migrantes que trabajaban en la mayoría de embarcaciones pesqueras, trabajaban en condiciones de esclavitud. Con su labor contribuyó hace 11 años a que se creará una legislación que por primera vez criminalizaba explícitamente la prostitución forzada y la trata de persona. Actualmente en Samut Sakhon, el puerto pesquero más grande de Tailandia, ella y su esposo Sampong Srakaew cuentan con una oficina que busca proteger a los migrantes.

“La flota fantasma” o “Esclavitud en el océano” es un documental de Shannon Service y Jeff Waldron, que descubre este fenómeno en la industria pesquera tailandesa a través de testimonios y recreaciones de algunas víctimas que lograron escapar. Para los que no lo saben, Tailandia suministra una gran parte de los mariscos al mercado de los Estados Unidos, pero la flota pesquera gigante de Tailandia es crónicamente corta por lo que es necesaria para ella el tener negocios con los traficantes de personas, quienes venden cautivos de la región a los capitanes por unos cientos de dólares cada uno.

Una vez en el mar, los hombres nunca pueden regresar a tierra, a menos que escapen. Estos barcos trabajan en las islas de Indonesia y Tailandia, pero también en las costas de África occidental y Europa. Los intentos de “certificar” de dónde provienen los peces y quién los atrapa, están en proceso, pero actualmente son impredecibles. Mientras tanto, a medida que las poblaciones pesqueras se agotan y las operaciones de pesca comercial trabajan bajo presupuestos cada vez más ajustados, aumenta la necesidad de mano de obra esclava. Las amenazas y los castigos también lo hacen.

No hay mayor fuerza en la Tierra que la promesa de libertad. El Golfo de Tailandia, una vez lleno de vida, ahora es árido. Hace décadas, los barcos tailandeses surcaban aguas ricas y regresaban a casa después de unos días o semanas. Ahora los capitanes están fuera durante años, persiguiendo peces tan lejos como Etiopía. A medida que aumenta la prosperidad de Tailandia, los pescadores están encontrando un trabajo más familiar y la enorme flota pesquera tailandesa, el segundo mayor proveedor de pescado a los Estados Unidos, tiene pocas decenas de miles de hombres por año.


Previous Image
Next Image

info heading

info content


Las pandillas de trata de personas han entrado en la brecha, atrayendo a hombres de las aldeas de Camboya, Bangladesh y Myanmar (Birmania) con falsas promesas de empleos bien remunerados en la próspera Tailandia. En cambio, venden a los hombres a capitanes por unos pocos cientos de dólares y los cautivos permanecen en el mar, sin tierra a la vista, durante años. Los barcos son cárceles perfectas. Mientras tanto, las familias en el hogar esperan que regresen sus hombres: los ancianos aran los campos, las esposas celebran los funerales después de años de ausencia. Pueblos enteros en Camboya y Myanmar están extrañamente sin hombres.

La próxima vez que solicite un pescado en un restaurante o lo compre en un congelador en su tienda local, pregúntese, ¿quién pescó este pescado?

Calificación: 4.5 estrellas

  • Género: Documental
  • Duración: 1 hora, 30 minutos
  • Fechas exclusivas: viernes 13, sábado 14 y domingo 15 de septiembre
  • Salas de proyección: Universidad de Los Andes, Cine Colombia Av. Chile, Calle 100, WOK Izakaya
  • Director: Shannon Service y Jeff Waldron
  • Actores: Tun Lin, Patima Tungpuchayakul

Sinopsis: A través de historias emocionantes de escapes, este largometraje documental revela la esclavitud en la industria pesquera tailandesa. Tailandia provee la mayor cantidad de comida de mar a Estados Unidos, pero la gran flota pesquera de ese país sufre una baja de decenas de miles de pescadores cada año. Entonces, los traficantes de personas han dado un paso al frente, vendiendo como prisioneros a pescadores de la región para los capitanes de los barcos, a cambio de algunos cientos de dólares cada uno.

Una vez en el océano, los hombres tal vez nunca regresen a tierra firme, a menos que logren escapar. Estos barcos trabajan en las islas de Indonesia y Tailandia, pero también en las costas de África Occidental y Europa.

La próxima vez que usted pida pescado en un restaurante, o lo compre en un supermercado local, pregúntese: ¿Quién capturó ese pez?

Más información: Vulcan Productions

Tráiler:

Ghost Fleet VR (virtual reality) Official Trailer:

Deja un comentario

Top