Usted esta aquí
Inicio > Diseño > Arquitectónico > CopenHill, el más alto muro de escalada en el Mundo

CopenHill, el más alto muro de escalada en el Mundo

Con sus 80 metros, la estructura de escalada al aire libre en CopenHill es el muro de escalada más alto del mundo. Diseñado, producido, ensamblado y configurado por Walltopia, en la capital de Noruega; desde ahora este monstruo trepador se convierte además en un nuevo sitio de interés turístico en Copenhague.

En su desarrollo la gente de Walltopia debía seguir el patrón único del edificio con “ladrillos” y “aberturas” y también introducir características específicas para escalar como techos, arcadas, grietas y otros elementos divertidos para los aficionados a este deporte extremo. Como el muro mide 80 m, es difícil escalarlo de inmediato, por lo que se dividió en 4 campos, aproximadamente de 20 m cada uno. Cada campo tiene un nivel de escalada general diferente, siendo el fondo el más fácil. Además, cada campo termina en un borde inclinado que hace que el anclaje sea cómodo, pero tampoco un lugar acogedor para pasar el rato (no puedes sentarte y tomar una cerveza) asegurándose de que los escaladores no bloqueen las líneas por un tiempo excesivo tomando selfies desde arriba. Luego, cada sección se divide en diferentes grados en las 5 líneas atornilladas para tener la máxima variedad. El muro comienza en una pequeña plataforma sobre el nivel del suelo para limitar que la gente se suba sin supervisión.

También surgieron desafíos en términos de producción e instalación. Como el objetivo era hacer coincidir el diseño del edificio visual y funcionalmente, no querían obstruir la entrada de luz natural en el edificio. Por lo tanto, tuvieron que ser creativos con los materiales usando plexiglás en una escala más grande que nunca en combinación con fibra de vidrio.


Vista lateral del edificio en una de cuyas caras se construyó el muro de escalada más alto del mundo

El resto de la superficie de escalada de 1200 metros cuadrados / 12 916 pies cuadrados está hecha completamente de fibra de vidrio, que es el material más resistente a la intemperie para rocódromospaneles en el mercado. Igualmente, para asegurarse de que el muro sostenga el duro clima escandinavo, la construcción está hecha de acero inoxidable. Se transportaron 55 toneladas de acero búlgaro y 24 toneladas de fibra de vidrio y plexiglás y se montaron a 80 m del suelo a través de una plataforma especial, una especie de elevador de construcción al aire libre, montado para ese propósito y retirado después. Los walltopianos ponen su trabajo duro y habilidades en condiciones climáticas que están lejos de ser favorables: Copenhague es un lugar ventoso y frío, especialmente en los meses que no son de verano, incluso hubo días en que la plataforma temblaba tanto debido a los fuertes vientos que ni siquiera fue posible levantarla con seguridad a la posición de instalación.

Walltopia también hizo el establecimiento de la ruta, pero como la construcción del muro terminó en noviembre y el invierno no ofrece buenas condiciones de escalada, se pospuso su inauguración hasta la primavera. La plataforma de montaje ya no estaba presente, por lo que la configuración de la ruta se realizó por completo utilizando el acceso por cable. 80 m de rápeles en el viento hicieron que esa tarea no fuera un juego de niños, especialmente el primer lanzamiento cuando tienes una cuerda de más de 60 m que se balancea en el viento. Gracias al increíble equipo, el trabajo se hizo bien y los escaladores ahora pueden disfrutar de esta maravilla en Copenhague.

Más información: Walltopia

Deja un comentario

Top