Usted esta aquí
Inicio > Avances Médicos > Biomaterial podría mantener el diente vivo después del tratamiento de conducto

Biomaterial podría mantener el diente vivo después del tratamiento de conducto

Un tratamiento de conducto ocupa un lugar destacado en la lista de procedimientos dentales temidos de la mayoría de las personas. Aunque la cirugía prolongada y a veces dolorosa alivia la agonía de una infección, un tratamiento de conducto da como resultado un diente muerto sin tejido blando vivo o pulpa dental dentro. Hoy un grupo de científicos del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey informaron el desarrollo de un hidrogel peptídico diseñado para estimular el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y pulpa dental dentro de un diente después del procedimiento.

Durante un tratamiento de conducto, el dentista perfora la parte superior de un diente infectado para acceder al tejido blando interno. Luego, el dentista extrae la pulpa dental infectada y llena el espacio con pequeñas varillas de goma llamadas gutapercha y tapa el diente reparado con una corona.

Pensando en una mejor opción a la tradicional los científicos desarrollaron un material que se pudiera inyectar en lugar de la gutapercha. Este material debía estimular la angiogénesis, o el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, y la dentinogénesis, o la proliferación de células madre de la pulpa dental, dentro del diente. El resultado fue el desarrollo de un hidrogel que estimula la angiogénesis cuando se inyectó bajo la piel de ratas y ratones por hasta tres meses. El hidrogel, que es líquido durante la inyección, contiene péptidos que se autoensamblan en un gel en el sitio de la inyección. Los péptidos contienen un fragmento de una proteína llamada factor de crecimiento endotelial vascular, que estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.

Luego de estimular la angiogénesis en una extremidad, los investigadores se preguntaron si habría otras regiones donde funcionaría este hallazgo y decidieron centrarse en los dientes. Pensando en el mejor resultado agregaron otro dominio al péptido angiogénico autoensamblado: una porción de una proteína que hace proliferar las células madre de la pulpa dental.

Cuando el equipo agregó el nuevo péptido a células madre de pulpa dental cultivadas, descubrieron que el péptido no solo causaba la proliferación de las células, sino que también las activaba para depositar cristales de fosfato de calcio, el mineral que compone el esmalte dental. Sin embargo, cuando se inyecta bajo la piel de ratas, el péptido se degrado en una a tres semanas. Así que tuvieron que rediseñar la red troncal de péptidos hasta que lograron tener una versión mucho más estable.

Ahora, el equipo está inyectando el péptido hidrogel en los dientes de los perros que se han sometido a tratamientos de conducto para ver si puede estimular la regeneración de la pulpa dental en un animal vivo. Si estos estudios van bien, los investigadores planean mover el hidrogel en estudios clínicos en humanos. Y ya han presentado una patente para el péptido rediseñado.

El hidrogel en su forma actual probablemente no reducirá la invasividad o el dolor de un tratamiento de conducto, pero los científicos están planeando versiones futuras del péptido que contengan dominios antimicrobianos que maten la infección, preservando más la pulpa dental existente, mientras ayuda a producir tejido nuevo. Y el tratamiento de conducto puede no ser más un procedimiento tan temido.

Los investigadores presentaron sus resultados hoy en una conferencia de prensa en el Centro de Convenciones y Exhibiciones de Boston durante el 256º Encuentro y Exposición Nacional de la American Chemical Society (ACS).

Más información: American Chemical Society – ACS

Video de está investigación:

Deja un comentario

Top